Fortaleza de San Pedro y San Pablo San Petersburgo

Fortaleza de San Pedro y San Pablo San PetersburgoFortaleza de San Pedro y San Pablo San Petersburgo, el auténtico núcleo antiguo de la ciudad. Fue la primera edificación que mandó construir según su propio diseño Pedro el Grande sobre una pequeña isla pantanosa situada entre el Gran Neva y el canal de Kronwerk. La fortaleza, que ahora se considera la mejor fortificación militar del siglo XVIII conservada de Europa, fue proyectada para defender la salida al mar Báltico.

Siendo la primera y única construcción de piedra en la ciudad en los primeros 15 años de la existencia de San Petersburgo, no es de extrañar que fuera donde construyeron la primera Catedral de la recién nacida capital del Imperio ruso a la que (como a la misma ciudad) pusieron el nombre del santo protector de su fundador: la Catedral de San Pedro y San Pablo, el brillante monumento de la arquitectura y arte ruso de la primera mitad del siglo XVIII, la más antigua y hasta hoy en día la más alta de la ciudad. La aguja de su campanario (122 m.) esta coronada con una veleta en forma de Ángel protegiendo la cuidad. Se considera uno de los símbolos de la cuidad y se cree que mientras esté en su lugar ningún enemigo podrá vencerla.

Fortaleza de San Pedro y San Pablo San Petersburgo

Pedro el Grande pidió en testamento ser enterrado en la Catedral de San Pedro y San Pablo y al cumplir su voluntad en el 1725 todos sus descendientes en el trono ruso encontraron la paz eterna bajo su amparo. En 1998 en la catedral fueron enterrados Nicolás II con su familia todos fusilados por los bolcheviques en Ekaterinburgo en el 1918. Las majestuosas columnas del interior de la Catedral, las arañas de cristal y la decoración pintada en combinación con el iconostasio tallado y sobredorado crean un escenario magnífico que acoge las tumbas de los monarcas de la dinastía de los Romanov.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*